Fondos europeos con condicion

Publicado el

Categoría: Editorial

Durante meses, desde el gobierno, y también desde la dirección de nuestras organizaciones, se han presentado las ayudas europeas como algo que iba a ser gratuito, y que iba a genera una transformación estructural de nuestro país, que incluso cerraría el ciclo nefasto de desindustrialización. Un ciclo que – no es ocioso recordarlo- comenzó impulsado por la entrada en el Mercado Común en 1986.

La desindustrialización ha ido pareja con la precarización del trabajo, el  aumento del paro, particularmente de la juventud, y el saqueo de los fondos de la seguridad social para todo tipo de gastos que nada tienen que ver con las pensiones.

Para sus defensores, las ayudas europeas iban a traer un renacimiento económico de manos de la “economía verde”  y la digitalización. Pero ese cuento de la lechera empieza a desembocar en la ruptura del cántaro. Cuando las cosas se precisan la realidad es muy distinta. Se prevé que el ECOFIN (ministros de economía de los países del euro), aprobará el 13 de julio el plan de fondos. De los cuales 19.000 millones se recibirán en los próximos meses. Unos millones que, como se ha anunciado, se entregarán en su mayoría  a las grandes empresas del IBEX35. Parece que el gobierno, que se siente débil políticamente ante la ofensiva de los partidos franquistas  y las instituciones, busca desesperadamente el apoyo de los empresarios a cualquier precio.

Pero acaba de confirmarse que, para que esto sea efectivo, se debe completar la nueva reforma laboral a finales de año, así como la reforma de la Ley de la Seguridad Social, como ha declarado estos días el ministro José Luis Escrivá.

El contenido real de estas reformas goza de un secretismo calculado. El ministro Escrivá oscurece la situación y es capaz de decir una cosa y su contraria en muy pocos días de diferencia. Habla de proponer anular el factor de sostenibilidad, introducido en la reforma de pensiones  de Rajoy de 2013 (aunque quiere sustituirlo por otro similar), y  aplicar el IPC cada año. Aunque por otro lado plantea reformar el artículo 109 de la ley general de SS, que obliga al Estado a cubrir con fondos de los PGE eventuales déficit de la caja de las pensiones.

En todo caso, aunque sea de alcance limitado, necesita un acuerdo con los sindicatos, y más cuando crece en el país y sobre todo entre los trabajadores la oposición a un nuevo recorte en este terreno, como lo demuestra el apoyo creciente a la exigencia de Auditoria de las cuentas de la Seguridad Social.

La ministra Yolanda Díaz habla de un Estatuto de los trabajadores del siglo XXI, de un nuevo marco de relaciones laborales, sin derogar las reformas de Rajoy y Zapatero, reformas contra las cuales los sindicatos llamaron a la movilización y a la huelga, y cuya derogación siguen exigiendo.

En este juego de sombras chinescas, desde este periódico obrero consideramos que las reivindicaciones que parten de la defensa de los puestos de trabajo, de la recuperación de los derechos y conquistas, son las únicas válidas. Por ello apoyamos completamente las conclusiones de la Resolución del mitin del 15 de junio en el local central de CCOO de Madrid en ocasión de celebrar la derogación del artículo 315.3 del Código penal que sancionaba los piquetes de huelga.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.