La defensa de las pensiones continúa

Publicado el por Juan Miguel Fernández, sindicalista jubilado

Categoría: Pensiones

La movilización de los pensionistas incrusta en la ley de Escrivá importantes puntos de apoyo para la continuación de lucha por la defensa del actual régimen de reparto de la Seguridad Social

El lunes 22 la Comisión de Trabajo, Inclusión y Seguridad del Congreso aprobó la primera entrega del plan de reformas de la Seguridad Social aprobado en el Pacto de Toledo y concretada en las oscuras reuniones del diálogo social. Estos acuerdos, elevados por el Gobierno al Congreso como Proyecto de Ley de Garantía del Poder Adquisitivo de las Pensiones modificará aspectos centrales de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) tras su presumible aprobación en el pleno del Congreso la semana próxima.

La posición del movimiento de pensionistas, concretadas en sus movilizaciones del 13 de noviembre, se concentra en la consigna de que “el proyecto de ley de Escrivá no debe ser aprobado” e insta “a todos y a cada uno de las y los parlamentarios del Congreso de los Diputados a rechazar la reforma contenida en el Proyecto de Ley presentado en el Congreso y votar en contra de él”.

En la votación de la Comisión el primer paquete de la reforma de Escrivá se aprobó por amplia mayoría. Nos obstante, la oposición de los pensionistas, contradictoriamente, incrustó en el proyecto de Escrivá una serie de elementos que son muy valiosos puntos de apoyo para reforzar el movimiento de rechazo al plan de destrucción de nuestro modelo de Seguridad Social.

Entre ellos esos elementos:

  • La imposición al Gobierno de hacer una auditoría pública a las cuentas de la Seguridad Social, para determinar la cuantía de las desviaciones de recursos del patrimonio de la Seguridad Social realizadas para financiar gastos del Ministerio de Hacienda.
  • El enfoque dado al mecanismo de equidad intergeneracional, que señala la necesidad de reponer las reservas de la Seguridad Social, o hucha de las pensiones con aumentos de cotizaciones (torpemente provisional e insuficiente). En cierta medida refuerza el lugar de la auditoría pública que es la base de apoyo para que se arbitren las formas de la compensación del saqueo con los correspondientes ingresos en la caja de la Seguridad Social para nutrir las reservas.
  • Igualmente valoramos el freno, tras fuertes tensiones en la negociación, que supone la inclusión en la ley de la propuesta, con origen en la COESPE, de “asegurar el actual nivel de prestaciones públicas del régimen de reparto en que se fundamenta nuestra Seguridad Social medido por su tasa de reemplazo”.

La resistencia y tenacidad de los pensionistas

La fuerza que, en las peores condiciones, arrancan esos puntos de apoyo es la resistencia y tenacidad de los pensionistas, a los que se unen sectores del movimiento obrero organizado en los sindicatos. Un llamamiento de más de 500 sindicalistas se constituyó a mediados de octubre en base a “la exigencia de una auditoría pública de las cuentas de la Seguridad Social” y haciendo un llamamiento “a todos los trabajadores y trabajadoras a participar en la movilización en defensa de las pensiones del 16 de octubre” en Madrid.

Una resistencia que se ha manifestado en una larga campaña de movilizaciones en las plazas de los municipios, grandes y pequeños de todos los territorios, ante las Cortes y las Asambleas de Comunidades Autónomas. Especialmente importante ha sido una recogida de firmas a más de doscientos mil personas exigiendo la auditoría, así como el pronunciamiento de apoyo en más de 130 ayuntamientos a lo largo y ancho del país.

A destacar la importancia de los pronunciamientos sindicales a favor de una auditoría conseguidos en congresos sectoriales de CCOO, la Federación de Jubilados y Pensionistas de UGT y el propio 43 Congreso Confederal de la UGT.

Los pensionistas han configurado un movimiento apoyado en plataformas locales, de barrios e incluso sectoriales, que con un funcionamiento democrático e independencia de instancias políticas y sindicales han conseguido, a través de diversas coordinadoras, ofrecer a las pretensiones del Gobierno y el capital financiero una imagen de unidad de acción que hay que preservar para ganar.

En todo caso, lo más importante es la resistencia organizada de la clase obrera y la consistencia demostrada para abordar la lucha contra el segundo paquete decisivo de la reforma, centrado en aumentar los años del cálculo de las bases, el montaje de la Agencia y las medidas privatizadoras que necesita el capital financiero para instalar los sistemas privados de pensiones.

Para el día 1 de diciembre una concentración se organiza en unidad de acción frente a las Cortes, correspondiendo con los días probables de votación del proyecto de Ley de Escrivá por parte de los diputados en el plenario del Congreso. Dejando constancia del rechazo, y afirmando la voluntad de continuar las movilizaciones en defesa de la Seguridad Social contra el proyecto de Escrivá. Con la vista puesta en la lucha de los trabajadores de Cádiz, exigiremos también la derogación de las reformas laborales que crean paro y miseria en la clase obrera.

JMF

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.