¿Nuevos pactos contra los trabajadores?

Publicado el

Categoría: Editorial

En el momento que publicamos este periódico obrero se reanudan los contactos entre los sindicatos y la patronal. Unas negociaciones que se desarrollan bajo la exigencia del gobierno Sánchez de un “pacto de rentas”, con el que –dicen– se “repartirían las consecuencias de la crisis».

Recordemos que estas negociaciones se iniciaron a primeros de marzo y que por el momento han fracasado. Entretanto los trabajadores del transporte por carretera han conseguido aumentos del 6 %, ante lo que los portavoces de la patronal han puesto el grito en el cielo y exigen un nuevo ANC con los sindicatos.

¿Dónde están las dificultades? El INE acaba de confirmar el 13 de abril que la inflación estaba a finales de marzo en el 9,8 %. Los dirigentes de UGT y CCOO, en esta situación, se ven obligados a exigir que no se pierda poder adquisitivo, para lo que reclaman  aumentos sustanciales y una cláusula de revisión salarial. La patronal se cierra en banda a cualquier cláusula de revisión según el IPC, aunque fuera diferida a años posteriores, como parecen haber admitido los dirigentes sindicales. 

A las presiones del Gobierno se suman otros. Una verdadera campaña mediática está desatada. La mayoría de los periódicos dicen a una que un aumento de salarios aumentaría la inflación (es decir, que los trabajadores serían responsables de ella), y se les suman tertulianos y supuestos “expertos”. Muchos de ellos van más lejos, y declaran abiertamente que el acuerdo sobre pensiones –la subida anual según el “IPC medio”, que hacía perder en diciembre a los pensionistas un 4 % del poder adquisitivo) es “insostenible”,  pues exige 13.500  millones más. De este modo el “pacto de rentas” afectaría tanto a salarios directos como al salario diferido. Mientras los precios campan a su gusto, en esta “economía de mercado” donde el Gobierno se declara impotente para controlar el precio de bienes esenciales como la electricidad y los combustibles porque está atado por los bancos y la Unión Europea.

La campaña de los medios de comunicación no sorprende a cualquier militante obrero con experiencia. La mentira, el insulto, el engaño son los instrumentos preferidos del capital, de los políticos y periodistas a su servicio.

La exigencia de aumento de salarios es una necesidad que tiene la clase trabajadora para sobrevivir. No puede considerarse una exigencia desproporcionada, cuando, además, su aumento nunca corresponde a la sobreexplotación que representa el aumento de la productividad, Un cálculo simple determina que si se midiera este aumento en los últimos 20 años el SMI debería ser de unos 1.300 euros limpios.

Pacto de rentas y pacto de Estado

Ya desde su constitución el Gobierno Sánchez anunció la necesidad de un Pacto de Estado con el PP (algunos hablaban incluso de un nuevo pacto de la Moncloa)

Ahora, con el sobado argumento de la guerra, Sánchez multiplica sus esfuerzos. El cambio en el PP parece abrir la vía, pero…el miedo a una explosión social que se expresa en el descontento generalizado no facilita los acuerdos entre bambalinas.

Para los trabajadores, los pensionistas, los jóvenes de todos los pueblos de España, el único lenguaje realista es no pagar la crisis que el capital ha provocado. De ahí la exigencia a los sindicatos de que no se aten las manos con estos “acuerdos”.

Si hay dinero para las armas, lo habrá para sanidad, enseñanza, salarios. Por ello, hay que levantar la exigencia de que ningún euro vaya para la guerra

En esa vía, que une el combate contra la guerra y la defensa de las reivindicaciones, los militantes por la emancipación de los trabajadores que realizamos este periódico, quienes nos leen y apoyan, participamos en la Conferencia Europea de Urgencia del 9 de abril. Una conferencia contra la guerra y sus consecuencias sociales, por la fraternidad entre los pueblos de Europa liberados de las instituciones de opresión y explotación que representan la OTAN y la Unión Europea y los Gobiernos que se someten a ellas.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.